Diario Chipiona -      
    Diario Chipiona -  Santos:Ester
El Ministerio de Medio Ambiente considera la térmica de Sniace "incompatible" con normativas de emisiones y ruidos

El Ministerio de Medio Ambiente cree que "no es conveniente" realizar el proyecto de Caelgese para poner en marcha una central térmica de ciclo combinado, de 800 MW, en terrenos de Sniace. La Declaración de Impacto Ambiental advierte de que la central "no es compatible" con diversas normativas sobre emisiones y ruidos y asegura que "no es posible" considerarla ambientalmente viable en lo relativo a su impacto sobre la calidad del aire.

Al mismo tiempo, añade que la línea de evacuación eléctrica planteada "no es viable" y recalca que no se han evaluado "adecuadamente" los impactos de la instalación. Por todo ello, la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, del Ministerio, desaconseja la ejecución del proyecto.

   Los colectivos que se oponen a la construcción de esta central ya adelantaron hace ahora una semana la inminente publicación de la resolución ambiental desfavorable al proyecto. Efectivamente, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy esa resolución, que está fechada el pasado 15 de junio.

   Medio Ambiente explica en ese escrito que hay una serie de cuestiones que no quedan "adecuadamente resueltas" en el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa y alude, entre ellos, a las proyecciones de dispersión de contaminantes, el cumplimiento de la ordenanza de ruidos y vibraciones del Ayuntamiento de Torrelavega, el tratamiento de los residuos originados en las torres de refrigeración o la línea de evacuación eléctrica.

   Respecto a la calidad del aire, el propio estudio ambiental reconoce que, de partida, la calidad es "mala" en lo relativo a la presencia de SO2, porque las concentraciones están por encima o muy próximas a los valores límites; y la califica de "regular" en cuanto al NO2. Además, Medio Ambiente echa en falta información sobre otros contaminantes, como el NOX.

   Tras las diferentes consultas realizadas, la autoridad ambiental concluye que "no es posible considerar ambientalmente viable la central en lo que se refiere al impacto sobre la calidad del aire", entre otras cosas, porque la situación de partida evidencia ya "problemas respecto de las concentraciones de SO2, NO2, partículas y H2S" y porque la evaluación de impacto no determina "el impacto real de la central".

   En cuanto al impacto acústico, el Ministerio señala que se superarían los límites establecidos por la ordenanza municipal y, para evitarlo, se necesitaría modificar la distribución de las instalaciones, alejando las torres de refrigeración de las viviendas. También aconseja "clarificar la consideración urbanística de las zona limítrofes" a la parcela y realizar una nueva evaluación que garantice que no se superan los límites acústicos.

AGUA Y EVACUACIÓN

   También analiza Medio Ambiente las necesidades de consumo de agua por parte de la instalación y sostiene que el estudio de impacto presentado por la empresa, si bien admite que esporádicamente se producen descensos de caudal en el río Saja que impiden el abastecimiento, "carece de un análisis detallado" de los efectos que tendría una nueva captación en el río y de las consecuencias que puede tener para el mantenimiento del caudal ecológico.

   Por otro lado, también lamenta la autoridad ambiental que "no se ha evaluado adecuadamente" el impacto que podría tener en el río Saja los vertidos de la planta, procedentes de las torres de refrigeración.

   Finalmente, la resolución del Ministerio advierte de que la línea eléctrica de alta tensión propuesta para evacuar la energía de la fábrica "discurre muy próxima a viviendas y áreas edificadas, por lo que su trazado parece inviable". En su opinión, ese problema tampoco se resuelve con soterrar la primera parte del trazado, como propuso posteriormente la empresa, porque el problema se mantiene en el resto del recorrido.

ELEVADA CONTESTACIÓN

   En la resolución, la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático llama la atención sobre el elevado número de alegaciones recibidas en el proceso de información pública. En total fueron 523, de las cuales, 365 son de particulares, 62 de profesionales de cinco centros de salud, otras 62 de profesionales de tres centros de enseñanza y las restantes de organismos de la administración, empresas y asociaciones vecinales.

   Para emitir la evaluación de impacto ambiental, Medio Ambiente ha considerado además las aportaciones de distintos organismos a los que solicitó su participación en el proceso de consultas previas. La Secretaría animó a 30 organismos a participar en esas consultas (siete organismos de la administración central y autonómica, los 15 ayuntamientos más próximos, tres centros de investigación y cinco asociaciones ecologistas).

   Respondieron a esa invitación diez de ellos: Delegación del Gobierno, Dirección General de Medio Ambiente de Cantabria, Dirección General de Cultura cántabra, los ayuntamientos de Cartes, Castañeda, Piélagos y Torrelavega, el Instituto Nacional de Meteorología, Ecologistas en Acción y la Asociación Española de Evaluación de Impacto Ambiental. También participó, asesorando al Ministerio, el Instituto Geológico y Minero.

PROYECTO

   El proyecto propone la construcción de una central de ciclo combinado de aproximadamente 800 MW, que utiliza gas natural como combustible, en terrenos colindantes a la fábrica de Sniace, en los términos municipales de Torrelavega y Santillana del Mar, en la margen izquierda del río Saja, aguas abajo de la desembocadura del Besaya.

   Los promotores, la eléctrica belga Caelgese, justifican el proyecto, cuya tramitación se inició en octubre del año 2001, por la "necesidad de cubrir la tendencia creciente de la demanda" de energía eléctrica "en las mejores condiciones medioambientales posibles, y que permitan garantizar un suministro a la zona".



   


Diario Chipiona
Contacte con nosotros