Diario Chipiona -      
    Diario Chipiona -  Santos:María Magdalena
El Papa concluye el Encuentro con una Eucaristía en la que participan un millón y medio de personas

 El Papa Benedicto XVI concluyó el V Encuentro Mundial de las Familias (EMF) con una misa multitudinaria celebrada en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y a la que asistió un millón y medio de personas venidas de todas partes del mundo.

Durante la homilía, Su Santidad afirmó que la familia, "fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer es el ámbito donde el hombre puede nacer con dignidad, crecer y desarrollarse de un modo integral", por ello recordó que "reconocer y ayudar" a la familia es "uno de los mayores servicios que se pueden prestar hoy día al bien común".

   Asimismo, añadió que para "avanzar en el camino de la madurez humana", la Iglesia "nos enseña a respetar y promover la maravillosa realidad del matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, que es, además, el origen de la familia", palabras que fueron aplaudidas por los participantes en la misa. El Pontífice hizo un llamamiento a todos los cristianos a colaborar con la Iglesia en la defensa de la familia y destacó la importancia y el papel positivo que a favor del matrimonio y la familia realizan las distintas asociaciones familiares eclesiales.

   El Papa llegó a la Ciudad de las Artes y las Ciencias a las 9.13 horas y antes de comenzar la eucaristía, un coro formado por más de 200 padres y madres de familias valencianas, acompañado por la Orquesta de Valencia, fue el encargado de interpretar los cantos de la misa.

   El arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco, afirmó, durante un mensaje de saludo al Papa, que este V Encuentro Mundial de las Familias "con vuestro discurso de ayer y con la homilía de hoy se convierte en el punto de partida de nuevas y más directas formas de comunicación del Magisterio para las familias de todo el mundo". "Vuestra Santidad nos ha dicho que Dios nos ama con amor apasionado y que nos revive de cualquier anemia" y este amor, dijo, "es la fuente de nuestra alegría y nuestra paz en cualquier circunstancia favorable o adversa".

   García-Gasco, que recordó en varias ocasiones la figura de Juan Pablo II, agradeció al Santo Padre "estar con todos nosotros, que queremos corresponderle a su compañía y consuelo con todo el calor de nuestro cariño". Así, afirmó que estamos aquí "por las familias, por la paz y por el futuro de la humanidad".

   Las lecturas, que versaron sobre la transmisión de la fe en el Antiguo y en el Nuevo Testamento, animaron a proseguir con "mayor empeño" la obra "imprescindible" de esta labor en las familias, según la organización. La liturgia de la celebración fue tomada del Misal Romano y pertenece a la misa por las familias.

UN GRABADO DE LA SAGRADA FAMILIA

   A continuación, tuvo lugar la homilía del Santo Padre y la oración de los fieles en español, valenciano, inglés, francés, italiano, portugués y alemán, leídas en la mayoría de casos por matrimonios de estos orígenes y por creyentes que subieron solos al altar. Posteriormente, matrimonios, familias enteras y niños entregaron a Su Santidad agua y un grabado de la Sagrada Familia, entre otros objetos, como ofrendas.

   Dos diáconos asistieron al Santo Padre en la celebración. El brasileño Welter Luiz --en el Evangelio-- y el valenciano Miguel Mateu --en el altar--. Como maestro de ceremonias intervinieron el cardenal Pietro Marini, que también realizaba este papel con Juan Pablo II.

   Para la comunión, dos conventos de Valencia prepararon medio millón de formas. Así, recibieron de manos del Pontífice la forma consagrada el presidente del PP, Mariano Rajoy, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

   Asimismo, el Papa dio la comunión a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y el embajador español ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, así como al presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, y a la esposa de Camps, Isabel Bas.

   Momentos antes de subir las autoridades al altar para recibir la comunión, el Pontífice la dio a distintos peregrinos que se acercaron hasta él para recibirla. Mientras, miles de fieles recibieron el Cuerpo de Cristo en los alrededores del altar, en los distintos puntos desde los que más de medio millar de sacerdotes repartían las formas consagradas.

   Antes de iniciarse la comunión, aproximadamente una hora y media después de comenzar la misa con la que concluirá el V EMF, cuando se dio paso al momento de la dar la paz, monseñor Agustín García-Gasco recibió el saludo de Su Santidad, y tras él, el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, el cardenal Alfonso López Trujillo, y el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez.

   Tras la comunión, llegó el momento del 'Angelus Domini', en el que el Papa Benedicto XVI agradeció la tarea realizada por el cardenal Alfonso López Trujillo y monseñor Agustín García-Gasco, para llevar a cabo este "gran encuentro", así como la de los numerosos voluntarios de diferentes nacionalidades, a quienes reconoció su trabajo "sacrificado" y "eficaz". Destacó de ellos su "abnegada" colaboración en todos los actos y dedicó también un agradecimiento "especial" a las "numerosas personas y comunidades religiosas, sobre todo de clausura, que con su oración perseverante han acompañado todas las celebraciones".

PROXIMO ENCUENTRO EN MEXICO

   Asimismo, anunció que el próximo Encuentro Mundial de las Familias se celebrará en el año 2009 en la ciudad de México. Por último, el Papa encomendó a todas las familias a la Sagrada Familia de Nazaret "para que las proteja y siguiendo su ejemplo callado, ayuden a los hijos a crecer en sabiduría, en edad y en gracia ante Dios y los hombres". Estas palabras las pronunció en francés, inglés, alemán, italiano, portugués y polaco.

   Al igual que hizo Juan Pablo II en su anterior visita a Valencia, el Papa utilizó imagen del Pontífice en uno de los pétalos. Como en encuentros anteriores desde 1997, el altar estuvo presidido por el icono de la Sagrada Familia pintado por Kiko Argüello, iniciador del movimiento eclesial del Camino Neocatecumenal. La sede del Papa la ha realizado un taller de Turís (Valencia) con restos del antiguo coro de la Catedral de Valencia.

   La eucaristía contó con la asistencia de los Reyes, Don Juan Carlos y Doña Sofía; en representación del Gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y el titular de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y diversas autoridades como el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, miembros del Consell y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

   Asimismo, estuvieron presentes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y el embajador español ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, así como el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, y la esposa de Camps, Isabel Bas.

 




   


Diario Chipiona
Contacte con nosotros